Hemos conocido a personas en nuestra vida en la que el beneficio que obtenían era sencillamente económico, en otras ocasiones era por tener compañía en su día tras día,… En realidad, esos beneficios más que beneficios, son miedos que no se encaran, como el temor a perder dinero, el miedo a estar solo,… mas no son beneficios reales y profundos. El beneficio profundo va más allí. Mujer que desde muy niña siente vacíos de amor maternal y, sin percatarse, vive ofuscada con sentir celos por la otra. Nunca ha caído en cuenta de que en su interior, desde muy niña, oculta deseos de contacto físico con mujeres. En verdad, la calle es mi lugar preferido para entablar una charla con una mujer desconocida. No necesitas solamente que verla, acercarte a ella y decirle lo que quieras. Por adondequiera que vayas paseando, encontrarás a mujeres atractivas y, si no las hay, puedes seguir paseando hasta el momento en que aparezcan. Otra ventaja que tiene este ambiente es que si la mujer te da una mala respuesta, te va a ser muy fácil plegar un rincón o avanzar varios metros y hallar a otra mujer que no haya podido observar el rechazo de la primera, con lo que, para ella, todo empezará de cero. Lo peor de la Siquiatría es la propia Psiquiatría. No se puede amputar el cerebro. No se puede anestesiar y someter a una cirugía severa. Hay demasiados peligros. Una gran de los tumores son inoperables. No se puede hacer nada parecido a una mastectomía, salvo que decidas saltarte la Carta de Derechos Humanos, buscar a algún aspirante a sicario, y practicar lobotomías, lo que tampoco solventa el problema, puesto que el paciente no muere, al revés se transforma en un parásito con el que aumenta sin duda el gasto en las familias, puesto que el consumo de pañales se dispara según pasan los meses. Tenemos que tenerlo claro, disculpar no significa siempre y en todo momento reconciliarse. Podemos continuar con la relación pero disculpar no es olvidar e inclusive se puede disculpar a la persona y desamparar la relación, más que nada ese perdón surge porque debe haber un trato continuo con esa persona aún sobre todo a raíz de los hijos que hayan tenido juntos, y que ahora van a padecer las consecuencias de sus padres. Es por eso que a veces nos fuerza a reconstruir nuevamente la relación con una base incómoda de resquemor, que no siempre es simple. Pero puede ocurrir también que, a pesar de todo conseguimos progresar como ya les he dicho. Si el perdón se ha ofrecido por el hecho de que existe un arrepentimiento real y genuino, vamos a poder aceptarlo. Pero no será simple, deberemos aprender a vivir con un pequeño o bien gran dolor crónico.

Hola mi nombre es Cata, soy una jovencita colombiana atractiva y muy femenina

El lenguaje corporal es una herramienta poderosa que puede afectar la forma en que pensamos y también influir en las resoluciones que tomamos. Cuando se emplea hábilmente, es posible influenciar a otros y hacerlos meditar y reaccionar de la manera en que quiere que se comporten, proyectando estratégicamente sus propios movimientos corporales intencionales, expresiones faciales y gestos primero. El ano, contrario a la vagina, no posee una lubricación natural. Significa esto que, ya antes de envolverse en esta actividad, es conveniente tener libre un buen lubrificante. Aconsejo el uso de lubricante KY (y no, la vaselina) ya que éste es soluble en agua y al lavarse no deja capas que puedan servir de depósito para bacterias. El ano tampoco es tan elástico como la vagina y está rodeado por un anillo de músculos. Pies Normal: deben tener su arco formado longitudinalmente cuando estamos en pie, con los dedos levemente hacia fuera, paralelos cuando llevamos tacones o bien paseamos, y cuando corremos el peso nunca debe recaer sobre los talones. Los dedos han de estar rectos y extendidos cara delante en línea con el pie, ni apretados ni separados. Defecto: no existe el arco natural debajo del pie, hay callos en la almohadilla (lo que señala un arco defectuoso), el tobillo vira hacia dentro o cara fuera (esto se puede comprobar mirando el calzado) y los dedos cuando paseamos descalzos o bien se repliegan o se apartan. Comience la tarea antes de la acción. Como ya lo he citado, es indispensable comenzar previamente la amedrentad, horas ya antes de ser posible, con el objetivo de consumarla apropiadamente en el instante del contacto. Un buen trato, palabras bonitas, un detalle, etc. pueden ser efectivos para el instante del romance. Recuerde el punto precedente.

Si te hallas con uno de ellos, te va a dar mil y un razonamientos para justificar esa pasión

Resulta singular venir a mostrar que la actividad sexual, rebajada habitualmente al rango de la carne comible, tiene el mismo privilegio que la poesía. Es cierto que la poesía, en nuestros días, quiere ser provocativa, y tiende al escándalo toda vez que puede. No por eso es menos extraño ver, en el caso del acto sexual, que lo que anuncia el aspecto servicial de las cosas no necesariamente es el cuerpo, que, al contrario, en su bestialidad, este cuerpo es poético, es divino. Esto es lo que la extensión y la peculiaridad de los métodos de los Informes ponen de relieve, al enseñar su incapacidad por lograr su objeto en cuanto objeto (cuando objeto que pueda considerarse objetivamente). El gran número de veces que se recurre inevitablemente a la subjetividad compensa, quizás, el carácter opuesto a la objetividad de la ciencia, que es propio de las encuestas sobre la vida sexual de los sujetos observados. Pero el enorme esmero requerido para esta compensación (recurrir a la multiplicidad, gracias a la cual semeja cancelarse el aspecto subjetivo de las observaciones) resalta un elemento irreductible de la actividad sexual: el elemento íntimo (opuesto a la cosa) que más allá de las gráficas y de las curvas dejan entrever los Informes. Este elemento continúa inalcanzable, extraño a las miradas externas interesadas en la frecuencia, la modalidad, la edad, la profesión y la clase: todo cuanto, efectivamente, se percibe desde fuera, mientras se nos escapa lo esencial. Aun cabe preguntar abiertamente: ¿charlan estos textos de la vida sexual? ¿Estaríamos hablando del hombre si nos limitáramos a dar cifras, medidas, clasificaciones conforme la edad o bien el tono de los ojos? Lo que a nuestros ojos significa el hombre se sitúa sin duda alguna alén de estas nociones: éstas captan nuestra atención, mas no agregan a un conocimiento ya dado sino aspectos inesenciales.3 Asimismo, el auténtico conocimiento de la vida sexual del hombre no podría